Como buena géminis, tengo doble personalidad, o mejor dicho, múltiple personalidad. Esto no es un artículo de astrología, no te asustes.

Llevo integrado en mi adn lo de mostrar una faceta u otra de mi dependiendo de la situación. Esto es algo que a todos nos pasa, seas géminis o no. No muestras el mismo comportamiento en el trabajo que estando de copas o con tus amigos más íntimos.

Tener una situación laboral poco satisfactoria, estaba haciendo que cada vez me apagara más y más. Cuando hay un área de tu vida que no está funcionando, al final, como un virus, se acaba extendiendo a las demás y terminas por sentir un desánimo general.

Reencontrar cosas guardadas

¿Dónde quiero ir a parar? Pues quería explicarte que, en mi primera sesión de coaching, entre otras cosas, Cajonerame encontré a mi misma de nuevo.

Todos tenemos una esencia, única y especial. Todos, absolutamente todos.

A lo largo de la vida te vas modelando en función de tus experiencias, de las personas de tu alrededor, de lo que aprendes… Lo que pasa, es que no siempre esto nos lleva al escenario ideal o como mínimo al que más nos gustaría.

En mi primera sesión de coaching descubrí que estaba yendo en contra de algunos de mis valores y que eso era lo que me causaba la sensación de desorientación, de no saber hacía donde ir.

Es algo que quería compartir porque a la mayoría de nosotros, si nos preguntan, ¿siempre te muestras tal y cómo eres? Lo primero que nos viene a la cabeza es un “¡por supuesto!”. De hecho, cualquier otra cosa, la asociamos con falsedad.

Pero… si te pregunto, ¿realmente muestras y te comportas como te marca tu interior, como te dicta tu esencia? ¿Responderías un rotundo “sí”?

La pregunta en esencia es la misma, pero el planteamiento es bien diferente. ¿O caso no eres como te dicta tu interior? Si has llegado a este punto, aquí tienes un conflicto.

Yo me di cuenta de que había ido arrinconando ciertas cosas de mí en un cajón y no las dejaba salir. Lo había hecho por inercia, sin ser consciente de ello, pero al fin y al cabo, hecho estaba. Facetas de mí misma que me gustan, como por ejemplo, echarle sentido del humor a todo o bailar como una loca cuando no hay nadie en casa con la música a tope, cosas que me hacen sentir viva y que sin embargo, nos venden como algo que no va acorde con una persona adulta, seria y responsable.

¿Qué tienes guardado en tu cajón?

Todos guardamos cosas en el cajón y las arrinconamos. Pueden ser comportamientos, pero también otras cosas que te hagan sentir bien, como por ejemplo, algún tipo de manualidad, salir a caminar por la montaña o cualquier otro hobby.

¿Qué te gustaría sacar del cajón? ¿Bailabas y has dejado de hacerlo? ¿Jugabas a juegos de mesa con los amigos?

O ¿Qué cosas nuevas te gustaría poner en práctica para recuperar tu esencia?

Te propongo un ejercicio bien sencillo.

Coge un papel y boli y escribe 5 cosas que solías hacer, que te gustaban y que con el tiempo han caído en el olvido como consecuencia de las responsabilidades del día a día.

¿Qué te apetece sacar del cajón? Elije una y ¡ponte en marcha!

Compártelo con los botones que encontrarás justo aquí debajo.

Opt In Image
¿Te ha gustado?

Suscríbete totalmente gratis a la newsletter y recibe todas las novedades y contenidos exclusivos.

Además, podrás descargar GRATIS el e-book y comenzar a crear la vida que quieres, sólo tienes que rellenar el formulario.

No nos gusta el spam. Podrás darte de baja cuando lo prefieras.