El estrés es algo que se sufre comúnmente en nuestra sociedad. La gran mayoría de nosotros, en un momento u otro ha padecido estrés. No tiene porqué estar relacionado únicamente con el ámbito laboral, nuestras situaciones personales también pueden generarnos mucho estrés y tensión.

El estrés tiene diversos niveles. Al principio el estrés te puede activar, pero después de un tiempo, acaba degenerando en agotamiento. Por eso, me ha parecido muy interesante este test relacionado con el nivel de estrés, ya que nos puede dar una pista rápida de cómo estamos.

¿Qué es el estrés?

El estrés ha estado presente en nuestra sociedad desde el principio de los tiempos. estresTenemos tendencia a pensar que es algo relativamente nuevo, quizás relacionado con la revolución industrial, pero eso no es cierto. El estrés se desencadena como una reacción de alarma, es una reacción a la adaptación de situaciones que desconocemos o que nos generan inquietud.

Cuando tenemos que enfrentarnos a situaciones difíciles o desconocidas, nuestro cerebro activa una alarma y pone en marcha todo el mecanismo del cuerpo. La respiración se acelera, el corazón late más rápido, los cinco sentidos se agudizan, vemos más y más lejos, el oído se hace más fino, el tacto se sensibiliza, etc.

Las fases según el nivel de estrés

El estrés no surge de un día para otro. El estrés comienza cuando nuestro cuerpo se pone en alerta ante una situación. Ahí empiezan a desencadenarse los efectos. El estrés se divide en estas tres fases:

  • Fase de alarma: La primera fase es, como se explica en el punto anterior, la primera reacción de alarma lanzada por el cerebro. En esta fase, se desencadenan los síntomas de alerta a nivel físico que nos hacen estar más atentos y en alerta. En esta fase, el nivel de estrés nos da más energía, somos capaces de realizar grandes cosas.
  • Fase de resistencia: Cuando se desencadena la alarma del estrés y nuestro cuerpo empieza a tener las reacciones que lo acompañan, si no podemos hacer nada para cambiar la situación o resolver el problema, entonces nuestro organismo se mantiene en tensión. Al contrario que en la primera fase, nuestra energía se agota.
  • Fase de agotamiento: Cuando la fase de resistencia se prolonga durante mucho tiempo, tarde o temprano finaliza en agotamiento o crisis. Es por ello que es de gran importancia aprender a escuchar las señales de nuestro cuerpo y poner remedio a la situación que nos genera un nivel de estrés tan alto, antes de llegar a esta fase.

Mide tu nivel de estrés

El test que te propongo a continuación está extraído del libro “Combate el stress para ser feliz” de Isabelle Filliozat. En el libro, que sin duda te recomiendo, encontrarás muchísimas claves para combatir el estrés y vivir con mayor plenitud.

El test es muy sencillo, para cada uno de los enunciados listados a continuación, pon al lado el valor que se corresponda con la frecuencia en que suceden en tu vida cada uno de ellos:

0 – Nunca

1 – A veces

2 – Con bastante frecuencia

3 – Con mucha frecuencia

4 – Siempre

Al final del artículo, tienes también un PDF descargable para poder imprimir el ejercicio.

  1. Suelo padecer dolores de cabeza o migrañas
  2. Me duele la espalda
  3. Me siento tenso
  4. Padezco trastornos del sueño (me despierto, tengo insomnio…)
  5. Me resfrío o padezco gripes con frecuencia
  6. Tengo la impresión de que nunca tengo tiempo para hacer las cosas
  7. Me siento cansado
  8. El resto de personas me pone nervioso
  9. Suelo olvidarme de las citas
  10. Me siento angustiado
  11. Me cuesta tomas decisiones
  12. Me siento utilizado por otros
  13. Tengo la impresión de que debo controlar muchas cosas al mismo tiempo
  14. Me irrito con facilidad
  15. No me siento respaldado, apoyado
  16. No estoy a gusto conmigo mismo
  17. Ya no me apetece hacer nada
  18. Tengo acné, problemas cutáneos, espinillas…
  19. Tengo la tensión demasiado alta o demasiado baja
  20. El nivel de colesterol es superior al normal
  21. Tengo palpitaciones cardiacas
  22. Tengo trastornos digestivos
  23. Suelo mostrarme impaciente
  24. Suelo mostrarme susceptible
  25. Soy muy exigente, conmigo mismo y con el resto de personas
  26. Me asaltan muchas dudas
  27. No considero que el resto de personas me quieran realmente
  28. Siempre pospongo cosas que debo hacer
  29. Pierdo llaves, documentos, etc.
  30. Tengo dificultades para concentrarme
  31. En la cocina se me queman los platos
  32. Suelo estar distraído
  33. Me siento solo
  34. Cometo errores
  35. Lloro
  36. Me siento diferente al resto
  37. Tiendo a sentir pánico
  38. Pienso que mi vida no tiene sentido
  39. Ya no creo en nada
  40. Como y engordo
  41. No como y adelgazo

El resultado del test

Cada uno de los puntos del test es un síntoma de estrés. Después de hacer el test, suma la puntuación total y comprueba tu nivel de estrés:

  • Menos de 20: ¡Es genial! En este momento todo te va bien en la vida, tienes una actitud maravillosa para gestionar el estrés, o ¿has hecho trampa?
  • Entre 20 y 50: Tu nivel de estrés es aceptable. Vigila las señales de alarma para no llegar más lejos.
  • Entre 50 y 70: Debes tener cuidado, tu nivel de tensión es muy alto y probablemente estés en fase de resistencia. Echa un vistazo a lo que está pasando en tu vida y pon solución a las situaciones que te causan esta tensión.
  • Entre 70 y 100: Tu resultado es alarmante, el número de síntomas y la frecuencia es muy alto. Empieza a preocuparte por ti mismo, debes parar y reflexionar antes de caer en la enfermedad.
  • Más de 100: La salud es lo primero. Necesitas cambiar de vida o de manera de vivirla ya que no podrás continuar durante mucho tiempo con un nivel de estrés tan elevado sin que tenga consecuencias en tu salud.

Cómo combatir un nivel de estrés muy alto

El estrés sólo trae más estrés. Estos síntomas listados arriba son señales de angustia del organismo. El estrés nos afecta tanto física como psicológicamente.

Escucha tus señales de alarma y actúa para evitarlas. Mueve fichas en tu vida que solucionen las situaciones que te estás generando este nivel de estrés tan alto. Mira por ti, y ponte tú por delante porque es la única manera de que los síntomas que provoca el desarrollo de estrés desaparezcan.

¿Puedes continuar con la situación que te angustia durante mucho tiempo? Efectivamente, puedes no hacer nada y dejar que vayan pasando los días, pero ten presente que si no actúas, tu nivel de estrés no desaparecerá.

Puedes probar técnicas de meditación o mindfulness que te ayudarán a relajarte, pero lo más importante es que pases a la acción y cojas las riendas de tu vida.

Descarga el test en PDF

Para descargar el PDF utiliza uno de los botones de redes sociales y el contenido se desbloqueará

Si te ha gustado el artículo y crees que puede ayudar a más gente, compártelo con los botones que encontrarás aquí debajo.

Opt In Image
¿Te ha gustado?

Suscríbete totalmente gratis a la newsletter y recibe todas las novedades y contenidos exclusivos.

Además, podrás descargar GRATIS el e-book y comenzar a crear la vida que quieres, sólo tienes que rellenar el formulario.

No nos gusta el spam. Podrás darte de baja cuando lo prefieras.