Muchas veces oímos la expresión “crisis personal”, pero la mayoría de las Crisis personalveces no podemos hacernos una idea exacta de a qué se refiere la persona que tiene una crisis personal. Esto es así porque una crisis personal, es eso, algo muy personal, y cada persona tiene una manera diferente de vivirla, de sentirla y de afrontarla. Una crisis personal se puede dar en muchos ámbitos, pero la esencia es que nos genera un malestar personal, muchas veces con sensación de desorientación, de no tener un rumbo claro y no saber hacía donde vamos.

Yo misma he pasado por crisis personales, de hecho, por más de una y por cuestiones totalmente diferentes. Es por eso, que mi manera de afrontar cada momento de crisis fue totalmente diferente. En el artículo de hoy he querido recoger la esencia de qué significa una crisis personal y los tipos de crisis personales que más suelen afectarnos.

Qué se considera una crisis

Antes de entrar en el tema de crisis personales, vamos a ver qué significa exactamente una crisis. La palabra crisis tiene diversos significados y connotaciones, así que voy a elegir la definición que va más acorde con el tema que quiero tratar en el artículo.

Estas dos definiciones recogen la esencia del significado de la palabra crisis:

  1. Situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o un proceso.
  2. Situación difícil de una persona o una cosa.

Del primer punto, me quedo con una palabra clave: decisiva. Del segundo punto me quedo con las palabras: situación difícil.

Qué es una crisis personal

Está claro que las crisis personales no son fáciles, sino, no estaría escribiendo este artículo ni tu lo estarías leyendo. Pero creo que lo más importante es tomar conciencia de que son momentos decisivos en nuestra vida. En función de lo que hagamos o decidamos, la situación puede tener unas consecuencias u otras en nuestra vida y en nuestro futuro.

En ocasiones las crisis personales se desencadenan por factores externos a nosotros, es decir, cosas que pasan en nuestra vida y que no podemos controlar. Por ejemplo, si nuestra pareja decide separarse y romper la relación, podemos intervenir para intentar encontrar una solución, pero no es algo que nosotros hayamos decidido hacer, sino que nos lo encontramos. Sin embargo, otras veces una crisis personal no viene dada como consecuencia directa de algo que nos pasa. A veces nos encontramos inmersos en una crisis personal por causas existenciales, como por ejemplo, cuando empezamos a plantearnos qué estamos haciendo en la vida, cuál es nuestra misión aquí, para qué hemos venido.

Independientemente de cómo llegues la crisis personal, el resultado es el mismo, o al menos, tiene unas bases parecidas: muchos de los esquemas de vida que te han servido hasta el momento, ya no son válidos. 

Cómo nos afectan las crisis

En cierta manera es el pez que se muerde la cola. La situación o el punto de tu vida al que has hamsterllegado hace que se desencadene la crisis personal y como consecuencia, los esquemas de tu vida ya no te sirven, pero el hecho de que los esquemas de tu vida ya no te sirvan, lo que hace es incrementar la sensación de crisis y de estar metido en una rueda sin poder salir.

Las crisis son oportunidades y así es como hay que verlas, aunque en un primer momento no seamos capaces de verlas de esa manera.

Las crisis personales pueden afectarnos de muchas maneras, pero la base, como comentaba antes, es que nos encontramos con unos paradigmas que nos han servido durante toda nuestra vida, pero que ahora ya no nos sirven. Tenemos que salir forzosamente de nuestra zona de confort, aprender a movernos en una zona que desconocemos y eso es todo un reto.

Sea cual sea el tipo de crisis por el que pases, siempre sales reforzado si estás dispuesto a revelarte y salir a explorar qué pasa ahí fuera, en esa zona que desconocemos, pero que a la vez, está llena de oportunidades.

Quedarte estancado sólo hará que el periodo de sensación de crisis se alargue, pero al final, sólo tú puedes resolverla cogiendo las riendas y decidiéndote a luchar por ti.

Tipos de crisis personales

Existen muchos tipos de crisis personales, voy a hacer mención de los que considero que se pueden dar con más frecuencia.

  • Crisis laboral: No hay un sólo tipo de crisis laboral, puede que no estés a gusto en tu trabajo actual y quieras cambiar de empresa, o que te hayan despedido, o que te des cuenta de que lo que estás haciendo laboralmente en estos momentos, ya no te hace feliz.
  • Crisis de pareja o amorosa: No una pareja igual. Las crisis de pareja nos generan unas emociones muy profundas y muy fuertes. Una pareja suele ser la persona con la que quieres tener un proyecto de vida en común, así que las crisis de pareja nos afectan de una manera muy intensa. Las crisis de pareja pueden venir desencadenadas por desacuerdos, evolución por caminos diferentes de los miembros de la pareja, situaciones externas a la pareja (como problemas económicos) pero hacen que se viva una auténtica situación de crisis. Por supuesto, también están las infidelidades o los procesos de separación con todo lo que conlleva asociado.
  • Crisis derivadas de situaciones de duelo: Perder a un ser querido es una situación dura. No nos preparan para afrontarlo emocionalmente y cuando llega ese momento tan difícil, muchas veces no sabemos qué hacer ni cómo actuar, nos encontramos perdidos.
  • Crisis derivadas de cambios de ciudad: Cambiar de ciudad puede ser algo apasionante, pero también puede ser apabullante. Podemos encontrarnos solos, sin personas a las que conozcamos, lejos de los nuestros e inmersos en una cultura y costumbres totalmente diferentes que no nos resulten tan fáciles de sobrellevar.
  • Crisis económica: Este tipo de crisis, por desgracia, es muy común últimamente. Muchas personas se han encontrado sin trabajo, sin oportunidades para rehacer su vida y con serios problemas económicos con los que lidiar.
  • Crisis de vida: Hay ciertos momentos en la vida que generan crisis personales. A los 30 suele ser ese momento en que empiezas realmente a ser adulto y las responsabilidades te vienen encima. A los 40, los 50, los 60, cada edad tiene ciertos matices típicos. Los hijos o la marcha de los hijos de casa, la jubilación, el paso a la madurez. Todas esas facetas de la vida no siempre son tan fáciles de sobrellevar.
  • Crisis existencial: ¿Qué hago aquí? ¿Para qué he venido? ¿Cuál es mi misión en la vida? Todos nos hacemos estas preguntas en algún momento de la vida. No siempre la respuesta es clara y no siempre es fácil entender hacia donde diriges tu vida.

En futuros artículos iré tratando cada uno de estos temas por separado, para intentar aportarte información sobre cómo puedes afrontar cada uno de estos casos.

Cómo puedes revelarte

Mi experiencia al pasar por crisis personales ha sido difícil, como lo puede ser para cualquier persona. He tenido que aprender a adaptarme a las circunstancias. Hay una clave de lo que he aprendido que quiero compartir contigo…

Revélate, sublévate, empieza tu revolución personal.

Cuando decides que ya no quieres seguir dejándote llevar por las circunstancias de la vida, algo cambia en ti. Te reafirmas y empiezas a dirigir tu vida hacia dónde tu quieres que vaya. Esto no se consigue de un día para otro, es un proceso y cada uno debemos hacer nuestro camino de encuentro con nosotros mismos y de aceptación de las circunstancias para poder coger las riendas y empezar a pilotar nuestras vidas.

No hacer nada sólo alargará la situación.

Si quieres más información sobre cómo abordar tu crisis personal, haz click aquí y pide una sesión gratuita.

 

Si te ha gustado compártelo con los botones que encontrarás aquí debajo.

Opt In Image
¿Te ha gustado?

Suscríbete totalmente gratis a la newsletter y recibe todas las novedades y contenidos exclusivos.

Además, podrás descargar GRATIS el e-book y comenzar a crear la vida que quieres, sólo tienes que rellenar el formulario.

No nos gusta el spam. Podrás darte de baja cuando lo prefieras.